miércoles, enero 10, 2007

Fuegos Artificiales

Cada día se pone más oscuro el gobierno aprista. Los temas del momento, SUTEP y Fallo de la Corte Interamericana, expresan el estilo que va perfilando el gobierno.

Respecto al SUTEP, no es un sindicato que me simpatice, ni su dirigencia de Patria Roja menos, pero no es pues el problema central de la educación peruana. Cualquiera que investigue un poco sobre temas educativos sabe que el quid de la cuestión es el abandono del Estado, la incoherencia de las políticas educativas, la incapacidad de gasto del Ministerio en educación rural y el organigrama incomprensible del sector. El SUTEP no facilita las cosas, claro, pero no es el problema central.

En ese marco, el gobierno ha optado por bajar el porcentaje del PBI destinado a educación, en contradicción con las promesas del candidato García. Y para pasar piola en este escándalo, arremeten contra el SUTEP y ya está la finta de que hay una verdadera reforma educativa, cuando no la hay. No obstante, hay que saludar la reciente Resolución que aprueba el Proyecto Educativo Nacional elaborado por el Consejo Nacional de Educación.

Como dice Mirko Lauer:

"Lo que tenemos, pues, es una suerte de círculo vicioso de la educación escolar peruana: Estado avaro, sindicato arcaico, profesores limitados, alumnos pobres. La idea de salir del círculo haciendo desaparecer al Sutep en efecto apunta al eslabón más débil, pero probablemente dejaría el resto de los factores en su sitio". (10 de enero de 2007 en La República)

Hoy ha salido la noticia de que se recortan las licencias sindicales para el SUTEP de 300 a 30. Esta medida es pariente del tema de la CIDH. Lógicamente, el SUTEP apelará a la OIT y seguramente va a ganar. Entonces...¡Renunciemos a la OIT! Ya hay sectores que piden renunciar a la CIDH, por el fallo de Castro Castro. Es una pena que el fallo ese se haya hecho a la ligera y sin entender bien el delicado tema del terrorismo en el Perú. Pero que hubo violaciones a los DDHH, las hubo.

Entra también al debate, a pedido de Alan, la propuesta de la pena de muerte, pariente de lo anterior y que no puede llevarnos a nada bueno. Como dice Santiago Pedraglio:

"Una de las razones ocultas de la propuesta es el afán del presidente Alan García de controlar la agenda política y ser su protagonista permanente". (10 de enero de 2007, Perú 21)

Todos los fuegos artificiales, los ataques a organismos de DDHH, sindicatos, ONG, etc, tienen para mí un triple propósito. Primero: debilitar la oposición en franco camino al autoritarismo, como señala Pedraglio. Segundo: distraer a la opinión pública, como son siempre los fuegos artificiales. Tercero: eliminar toda izquierda para que el APRA se presente en el espectro como lo más a la izquierda, no para ser populista, pero sí para aparecer como los defensores de los pobres. Es decir, correr todo el espectro en su conjunto hacia la derecha.

En fin, sabemos que García está loco. Y no falta mucho para que se cruce de verdad.

7 comentarios:

Roberto dijo...

¿se vendrá un giro autoritario en el perú?

la primera vez (con fujimori) como tragedia... ¿esta vez como farsa?

álvaro dijo...

Coincidimos en lo sustantivo.

Quiero desviar un poco la discusión para preguntar, ¿a qué te refieres cuando afirmas que el fallo de la CIDH se hizo "a la ligera y sin entender bien el delicado tema del terrorismo en el Perú"?

Loqal dijo...

Me refiero al rollo del juez brasileño Cancado Trindade de la CIDH, del cual se vale Aldo Mariátegui para desacreditar el fallo:

"Todos vivimos en el tiempo, misterio mayor de la existencia humana; pero el implacable tiempo del cosmos, que reduce a la nada el poder y la gloria, no es el tiempo de los humanos, que luego los nutre de esperanza y más tarde de memoria. El tiempo concede a cada uno, de inicio, la inocencia, para más tarde imponer la experiencia. Y ésta abarca a todo, al bien y al mal, propios de la condición humana, correspondiendo a cada uno extraer sus lecciones en la búsqueda sin fin de su propio nirvana. (…) En mi imaginario personal, no consigo escapar de la impresión de que muchas de las víctimas bombardeadas en el brutal ataque armado a la Prisión de Castro Castro (pabellón 1A) parecen Juanas de Arco de fines del siglo XX (…) tenían sus ideas para liberar el entorno social, por lo que fueran aprisionadas (…) Hoy, ‘El Ojo que Llora’ desafía el pasar del tiempo, o pretende hacerlo, en señal de arrepentimiento por los ojos que ardieron o fueron perforados en la Prisión de Castro Castro (…)"

noseaspendejo

álvaro dijo...

También leí el editorial de Aldito. Habría que leer también el resto de la fundamentación de la sentencia (o como se llame la roca que escribió), porque lo concreto es que la sentencia parece bastante adecuada, más allá de este poema estrafalario y aparentemente cándido.

Anónimo dijo...

Fuera de lo sucedido con el Sutep y la corte CIDH, GHrcía propone un referéndum sobre la pena de muerte. Si llegase a suceder, es más que seguro que ganará. Pero ganaría con el voto a favor de matar a los ya presos. Es decir la mayoría que apoya se eliminen a violadores de menores y terroristas tienen en sus mentes la imagen de la policía sacando de las cárceles a esos delincuentes para conducirlos a un fusilamiento no se si público o no pero muerte al fin. La mayoría votaría por eso, pero aquello no sucedería, solo funcionaría la pena de muerte para los delitos cometidos a partir del día sgte de la fecha de publicacion de la norma. Es decir, el descontento popular continuarúa porque aun senderistas quedarían en libertad, violadores de la misma forma, etc. Una interrogante importante que surge tras escuchar a Valle Riestra es que si nuestros jueces comercian con la libertad por 500 soles, por qué no lo harían con la vida por el doble de dinero?

Edgar

Loqal dijo...

sí pues, más allá de las razones de principio para oponerse al tema de la pena de muerte, está el problema de la justicia, que no funciona.

Anónimo dijo...

Estoy muy indignada, es tremendamente injusto para los familiares de víctimas del terrorismo que los nombres de sus seres queridos estén junto a los de los terroristas que murieron en la cárcel. Imagínense que en un monumento a las víctimas del holocausto reciban un homenaje junto a sus victimarios. Esto sólo puede pasar en el Perú.

Saludos

Adriana