lunes, octubre 30, 2006

Lo público y lo privado



El proyecto de ley en discusión sobre las ong es ambiguo y, por tanto, peligroso. Aquellas disposiciones que conducirían a una mayor transparencia en la gestión y en las finanzas de las ong parecen saludables. Pero aquellas que conducirían a controlar, desde el gobierno (no el Estado), la orientación de las actividades de las ong sí parece perversas formalmente: se trata de “organizaciones NO gubernamentales”.

Se dice que un 72 % de ong obtiene su financiamiento por medio de donaciones hechas al Estado peruano. En estos casos, cada sector se encarga (o debería hacerlo) de monitorear y evaluar cómo se efectúa el gasto. Si nos referimos al otro 28 % de ong, el gobierno no tendría que pintar nada. Hablamos de tratos de privados (las ong) con otros privados (los donantes) normados por el derecho civil internacional.

Yara con esa vaina de las prioridades establecidas por la Apci.

En todo caso, es muy interesante que se genere un debate sobre las atribuciones, derechos y obligaciones de las ong en un sistema neoliberal en el que el estado tiende a ser más pequeño y a cumplir menos funciones. Por lo que se puede escuchar en el debate, hasta hoy existen varias lagunas legales que deben ser normadas. Ojalá los menes del gobierno de Alan Lourdes García Nano permitan que la discusión sea verdaderamente técnica. Difícil. Como dice Mirko Lauer: "la derecha está al timón".


Adjunto un artículo de Nelson Manrique sobre el tema.

Hablao.


"Amores perros"

Nelson Manrique
Perú.21 (30/10/2006)


La línea del gobierno de Alan García empieza a preocupar hasta a sus más bien intencionados defensores. Ha provocado alarma la aprobación en el Parlamento, en una primera votación, de un proyecto de ley que pretende dar al gobierno la potestad de controlar a las organizaciones no gubernamentales (ONG) sacándose de encima la fiscalización de organizaciones de la sociedad civil en temas sensibles, como la defensa del medio ambiente y los derechos humanos. "En esta votación del Proyecto de Ley 27692 -dice Mirko Lauer, a quien nadie podría acusar de antiaprista- es la primera vez que aprismo, fujimorismo y pepecismo aparecen tan nítidamente unidos".

La alianza del Apra con la derecha se basa en el interés común de impedir que se fiscalice a las empresas mineras, cuando varias de ellas enfrentan un creciente descontento por la forma como depredan el medio ambiente.

La alianza entre el Apra y el fujimorismo busca garantizar la impunidad en los temas de corrupción y de violación de los derechos humanos y no ha empezado con la ley anti-ONG. Ella fue consagrada, en las elecciones, con la incorporación del contralmirante Luis Giampietri, del partido de Álex Kouri, a la candidatura aprista para la vicepresidencia de la República. Una vez en el poder la alianza se ratificó con el apoyo del Apra a la elección de María Luisa Cuculiza, para la Mesa Directiva del Congreso, y a la de Rolando Souza -nada menos que el abogado defensor de Alberto Fujimori- para la presidencia de la Comisión de Relaciones Exteriores, que debe supervisar el proceso de extradición de aquel a quien Souza ha defendido contra el Estado peruano. A esto hay que añadir la reactivación de la Liga Parlamentaria de Amistad Perú-Chile, cuya presidencia se encargó adivinen a quién: Keiko Fujimori, la hija del reo sobre cuya extradición debe pronunciarse la justicia chilena.

Debe sumarse a esta ya algo larga relación de públicas declaraciones de amor del Apra hacia el fujimorismo el desmantelamiento de la procuraduría encargada de la extradición de Fujimori, y su encargo a un jurista que ha tenido la sinceridad de confesar que conoce sobre el caso solo lo que publica la prensa. Como era de esperarse, el Gobierno ha dejado de dirigirse a los gobiernos amigos para solicitar su apoyo para lograr la extradición del acusado, y de pronunciarse en cualquier instancia sobre el tema, "para no politizar el caso", argumento que aparentemente no vale cuando los voceros gubernamentales se despachan contra Alejando Toledo.

La ley anti-ONG no es, pues, un desconcertante exabrupto. Puede adivinarse que será seguida por una nueva ofensiva del Apra, la derecha y los fujimoristas, contra la sala penal antiterrorista que preside Pablo Talavera, que debe enjuiciar a los militares acusados de violaciones de los derechos humanos durante los gobiernos de Alan García y Fujimori.

Este no es un romance de ocasión. Al contrario, es sólido, porque se basa en poderosos intereses compartidos.




miércoles, octubre 25, 2006

Pierre-Marie Gallois: "La proliferación nuclear asegura la paz"

Es extenso, pero vale la pena.



PARIS.– “La guerra es abominable. Por eso es que defiendo la proliferación nuclear...” Esta frase contradictoria resume el pensamiento del general (RE) Pierre-Marie Gallois, defensor de la doctrina de disuasión nuclear francesa. Gallois fue, con Charles Ailleret, André Beaufre y Lucien Poirier, uno de los llamados “cuatro generales del Apocalipsis”, apodo que se ganaron en los años 60.

Tiempo después de culminar sus estudios militares, como piloto de guerra se unió a las fuerzas francesas que, tras la capitulación de 1940, siguieron al general Charles de Gaulle. Pronto comprendió el poder del átomo y el cambio que representarían las armas atómicas para el orden estratégico mundial. Cuando explotó la primera bomba nuclear, Gallois estaba en Londres. Apenas terminó la Segunda Guerra Mundial, se puso en campaña para que Francia adquiriera esa tecnología.

Pese a las dudas que tal denominación suele provocar cuando se la aplica a él, Gallois es un intelectual por derecho propio. Su obra mayor, Estrategia en la era nuclear, fue escrita en 1960. Además de ese título, Gallois publicó una veintena de libros. El último, de 2002, se llama Deber de verdad . "Una bomba, un avión y diez hombres pusieron fin a una guerra de exterminio que había movilizado a millones de personas, toneladas de material militar, aviones y barcos", dice Gallois, en una entrevista con LA NACION. "Diez hombres y una bomba, y la guerra se terminó", repite.

En estos momentos de preocupación mundial por los programas nucleares iraní y norcoreano, Gallois critica "la posición políticamente correcta, pero hipócrita" de las potencias nucleares reconocidas y sostiene que la proliferación es un factor de estabilidad que hace que la guerra esté prohibida.

-¿Cree que la bomba atómica cambió radicalmente la relación entre los Estados?

-Por ejemplo, los diferendos que existen entre China y la India no permiten ahora enfrentamientos importantes. La pelea que hubo entre Rusia y China a fines de los años 50 terminó sin una guerra. Naturalmente, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y el Pacto de Varsovia se miraron como perros de pelea durante cuarenta años sin llegar al estado de guerra. Cuando hubo una crisis grave, como fue la de Cuba, la guerra no estalló. Y, más recientemente, Paquistán y la India estuvieron en guerra por la región de Cachemira. Se enfrentaron en dos guerras clásicas, pero con el arsenal nuclear ambos países se vieron obligados a negociar.

-¿La bomba atómica, entonces, sería un factor de estabilidad?

-Un viejo mariscal chino predijo en 1958, en declaraciones a la agencia Reuters, que mientras más países adoptaran la tecnología nuclear militar más paz habría en el mundo. Ahora vemos que toda Asia está girando hacia lo nuclear. Rusia es nuclear, al igual que China, Paquistán y la India. Corea del Norte quizá ya lo sea y, si las cosas siguen normalmente, la reunificación de las dos Coreas algún día hará de la península coreana un país de 80 millones de habitantes que será una potencia atómica en el mundo. Esto obligará a Japón a convertirse en una más. Para los japoneses, por su industria, será una operación relativamente fácil.

-Su visión es un tanto paradójica, porque va en contra del consenso occidental, que se opone a la proliferación...

-Podemos pensar en la perspectiva del futuro cercano con un continente asiático dotado de armas nucleares. ¿Qué significa esto? Que esos pueblos deberán respetarse. Naturalmente, habrá rivalidades, peleas, cruces diplomáticos, ambiciones, escaramuzas, pero se evitarán las grandes masacres que Europa conoció por culpa de Alemania y de sus ambiciones. A esto hay que agregar que esa región del mundo será una de las más pobladas y que para mantener la efectividad de su armamento nuclear harán esfuerzos científicos y técnicos que beneficiarán a sus economías. Por lo tanto, de una manera optimista se puede pensar que en esa parte del mundo, y por primera vez en la historia de la humanidad, millones de personas deberán respetarse y no dejarse llevar en combates como los que destruyeron Europa. Es una perspectiva totalmente nueva, en la que se puede inscribir Irán.

-¿Y qué habría que hacer con el Tratado de No Proliferación?

-La política de no proliferación está totalmente falseada. Se inspiró en principios morales respetables, pero con una segunda intención que lo es menos. Cuando los Estados Unidos construyeron la bomba atómica se dieron cuenta de que era un arma suprema, como la humanidad jamás había conocido. De inmediato comprendieron que el que la tuviera en su arsenal tendría privilegios. La primera idea fue mantener ese privilegio para ellos mismos. Pero después vieron que el genio nuclear no podría quedarse en su botella. En 1949, la URSS se convirtió en una potencia nuclear. La siguieron Gran Bretaña, Francia y China. A estas potencias se las considera nuclearmente aceptables y políticamente correctas. Estas potencias tuvieron siempre el profundo deseo de conservar ese privilegio. El rechazo a la proliferación nuclear se basa primero en el rechazo a un arma letal, pero, sobre todo, se basa en el rechazo al apetito de potencia, de poder. Lo sorprenderé, pero en cierta manera se puede ser un apóstol de la paz defendiendo las armas nucleares. Es una paradoja, pero es una realidad que hace que la guerra esté prohibida.

-Considere esta hipótesis: si el Estado en cuestión estuviera dirigido por un lunático, el hecho de que adquiriese un arma nuclear podría ser bastante preocupante. Estoy pensando en el líder norcoreano o en el presidente iraní, que repitió en varias ocasiones su deseo de borrar a Israel del mapa...

-Cuando estuve en la OTAN trabajé en la planificación estratégica. Con mis colegas estudiamos esos casos. ¿Qué pasaría si estas armas cayeran en manos de alguien irracional? Por ejemplo, si Nikita Khruschev hubiera dado la orden de atacar Estados Unidos. Estamos persuadidos de que su propia gente lo hubiera liquidado antes. Hubiera sido así, porque la disuasión nuclear no se pone en marcha con un solo hombre, sino que son centenares los que se necesitan para manejar armas secretas y sofisticadas. Ellos tienen un nivel de educación elevado. Además, en los Estados autoritarios ellos son personas que gozan de condiciones materiales considerables. Llevan muy buena vida y no tienen la menor intención de perderla. Lanzar su propia destrucción no los atrae en lo más mínimo, porque saben que si usaran esas armas la respuesta de las potencias nucleares sería inmediata e instantánea.

-Visto así, parece lógico... pero me deja perplejo.

-Siempre es posible encontrar un loco, pero encontrar todo un equipo dirigente de locos es más raro. Difícilmente tomarían el riesgo de una aventura semejante.

-Contemplemos otra hipótesis, temida por las grandes potencias: que grupos terroristas puedan procurarse la tecnología nuclear para fabricar bombas.

-Contra ese peligro no se puede hacer nada, porque no hay represalia posible. Es curioso que la humanidad avance más hacia el sacrificio. Yo hubiera pensado que tendería más a mantenerse con vida... Veamos: la bomba atómica de un Estado no es un peligro. La bomba atómica individual puede serlo, pero en este caso no puede desencadenar un drama mundial. Un atentado podría matar, en efecto, cien mil, doscientas mil o trescientas mil personas de un golpe, pero luego el mundo seguiría adelante. Sería un tsunami gigante.

-¿Cuáles cree que serían las motivaciones del régimen iraní para tener la bomba atómica?

-Pongámonos en la piel de un iraní antes de juzgarlo. ¿Qué puede pensar? El dirigente iraní se acuerda de que en 1940 su país fue invadido por los ingleses y por los rusos. Fue dividido en dos zonas y les ocuparon el territorio. A principios de los años 50, cuando recuperaron la libertad, quisieron sacar provecho de las nuevas riquezas, el petróleo y el gas. Acto seguido, las empresas extranjeras llegaron para comerse parte de la torta. Quisieron aumentar la suya propia, y nacionalizaron esas riquezas. La consecuencia: las intrigas hicieron que Mohammad Mossadeq renunciara. Vino el sha. Era pro occidental y luego, naturalmente, se convirtió en nacionalista, ocupándose de los intereses de su país. Cuando quiso aumentar la potencia económica se produjo la revolución de 1979. Llegó Khomeini con un nuevo nacionalismo, entretenido con un nuevo factor determinante. El actual líder iraní constata que Estados Unidos está en la frontera de Irak y en Afganistán. En el Norte, Rusia es nuclear. China, Paquistán y la India también, y Corea del Norte quizá lo sea. ¿Por qué no él? Se puede tejer este razonamiento para comprenderlo.

-Para usted, Irán no va a renunciar al arma nuclear.

-Irán no puede renunciar. Es el único país donde los clérigos, los intelectuales y los jóvenes estarían dispuestos a montarse como escudos humanos para defender las instalaciones nucleares. En Europa sucede lo opuesto. Cada vez que hay un convoy nuclear hay protestas. Lo nuclear es para ellos algo sagrado y el poder lo tiene en cuenta.

Por Patricio Arana Para LA NACION
Link corto: http://www.lanacion.com.ar/852326

martes, octubre 17, 2006

Valentin

Un par de articulitos que lei esta mañana sobre uno de los pocos buenos politicos de profesion que quedaban en el pais. Personalmente, no lo veia como una persona con la iiciativa y convicciones suficientes como para empujar las reformas que necesita el Perú, pero no le quitemos meritos tampoco.

Últimos tiempos de Valentín Paniagua
Mirko Lauer.
Un abrazo al amigo.
Cuando la presidencia transitoria vino a tocar su puerta, el parlamentario Valentín Paniagua ya llevaba ocho años de lucha diaria contra el autoritarismo. El encargo de esos ocho meses decisivos hasta la elección del 2001 le llegó de forma natural, y demostró ser la persona idónea para cumplirlo. Aquella fue su mejor actuación.
Luego la democracia que tanto ayudó a restablecer lo encontró demasiado prestigioso para su comodidad. Por un tiempo las encuestas expresaron la gratitud del país democrático, pero pronto el turbión electoral empezó a buscar los rostros sonrientes de la hora y no la severidad cívica que Paniagua siempre representó.
El ex presidente con gusto hubiera puesto su prestigio al servicio del Perú en el campo internacional. Una mezquindad suprema del nuevo gobierno se lo impidió sistemáticamente. Paniagua no dijo una sola palabra sobre esto, y se mantuvo en las tareas de Acción Popular, soportando el encono de una corrupción que avanzaba sobre la opinión pública.
A pesar de que se había separado de la dirección de AP, terminó aceptando su candidatura presidencial, como una forma de colaborar con un partido en inocultable declive. Todavía era una de las mayores figuras presidenciables, pero ya se notaba que su sentido del deber partidario y su corazón no marchaban al mismo ritmo.
Para entonces su salud estaba discreta pero efectivamente comprometida, algo que no dejó de influir en su campaña. En las elecciones de comienzos de este año llegó en un distante cuarto lugar. Sin embargo su candidatura fue decisiva para el paso del candidato Alan García a la segunda vuelta, y en esa medida para la derrota de Ollanta Humala.
Una derecha a la que Paniagua nunca perteneció le reprochó no haber declinado a favor de Lourdes Flores. Un reclamo impertinente que él ni siquiera se tomó la molestia de responder. Tampoco se le ocurrió reclamar algún beneficio a los ganadores, y no lo tuvo. También en esto se diferenció de la derecha que sigue tocándole las puertas al nuevo gobierno.
La de Paniagua es una lección de rectitud ciudadana y probidad personal, de austeridad en el estilo, pero sobre todo de valentía. La manera decidida, y a la vez equilibrada, en que Paniagua y su equipo de gobierno actuaron frente a la plaga de corrupción deja muy mal parados los esfuerzos, por así llamarlos, del gobierno que vino después.
Luego de su presidencia pudo haberse mantenido por encima de la pelea, disfrutando del respeto ciudadano. Prefirió volver a la práctica democrática en un partido y en las calles. Allí volvió a descubrir, con Baltasar Gracián, que "la esperanza cortés tiene buena memoria, pero el agradecimiento vulgar es olvidadizo".

Valentin Paniagua
Por: Cesar Hildebrandt
Valentín Paniagua no se merece tanta hipocresía Los que no están en la política para servir sino para saquear le rinden homenaje. Misa de cuerpo presente le ponen los que en la vida jamás se le parecerán.Lo citan como ejemplo los que no tienen remedio y son parte de la caries de nuestra política. Discursean, homenajean, desfilan por el féretro los que, sabiendo que era el mejor, le negaron su voto para terminar votando por el menos malo.
Pero don Valentín es estoico. Los mira desde la ironía desinteresada, que es una manera de describir la muerte. Don Valentín es ahora el vitalicio Prescindente de la República.Pasará a la historia como el hombre que le dijo no a la tentación del erario. Pasó a la historia como el señor que construyó los cimientos del sistema anticorrupción, ese que odian los fujimoristas y desacreditan las ratas.
Porque don Valentín es un hombre que se ha ido de este mundo con el mismo patrimonio con que entró a la política. ¿Cuántos pueden decir lo mismo en este reino de chupacabras y birlibirloques?¿Cuántas casas tenías tú, dios menor, cuando llegaste a la política y con cuántas cuentas ahora? ¿Y de dónde? Tú no tienes derecho, dios menor, a auparte al mármol inminente de Paniagua y hablar de los valores de la República en la que no crees. Porque tú eres hachemita por los forros, alahuita por algunos de tus compañeros, borbón porque rima con tú ya sabes qué, windsor por la flema con la que puedes negar a tus votantes y saboya por los rollos que te cuelgan.
Qué risa da ver a tantos enemigos morales de Paniagua llorando por su muerte anunciada. Convierten en tragicomedia del poder lo que Paniagua hubiera querido que fuera sobrio sentimiento popular. Si el Perú fuese menos autodestructivo, hubiera elegido a Paniagua en las últimas elecciones. Era mayoritario el consenso respecto de sus virtudes.–Pero no se vende bien –decían–.–Es un voto perdido –añadían–. Perdidos estábamos nosotros, que tuvimos que elegir, al final, entre el ébola y la gripe aviar. Paniagua sintió como un alivio el que no lo eligieran. Ya había empezado a enfermarse seriamente. Y se preparaba para esa discreta despedida que los politicastros han convertido en feriado, como él no hubiera querido.
Aunque la verdad es que se había despedido hacía buen tiempo de un país que cada día entendía menos. ¿Dónde están ahora los que le reprocharon haber obtenido ese siete por ciento con el que salvó la dignidad electoral de su partido, hoy herido de muerte con su muerte?
Hubo un Robespierre de los miriñaques que lo acusó de haberle robado el triunfo a Lourdes Flores. No, hombre. Lourdes Flores se robó a sí misma haciendo público su matrimonio de santa alianza con el señor Alicorp.
Lourdes optó por mister Romero y la derecha peluda. Paniagua, en cambio, no necesitó hacer ningún sacrificio para ser un hombre de centro, un mesurado por naturaleza que creía que la equidad era lo más parecido a la justicia.
Y por eso, sin partido, a pulso, de pura terquedad, obtuvo cientos de miles de votos. Fue el único candidato explícitamente de centro. Fue el único que jamás prometió lo que no podría haber cumplido. Por eso perdió. Porque no gritaba frases grandilocuentes ni amenazaba con baños de sangre ni anunciaba el séptimo cielo flotando en la enésima promesa de la pendejada. Porque era sobrio y bueno, honrado para más señas, por eso perdió las elecciones.
El Perú, tal como es hoy, no se merecía a Valentín Paniagua. Paniagua no se merecía a la mayoría de sus lloronas de ocasión.

chaparrón avla0


claro,
era buena gente,
probo,
"austero" según el Cardenal,
hincha del Cienciano.
Pero como me dijo un taxista con bronca: "Carajo, la gente no tiene que comer y poniendo feriados por las huevas".
Exacto.

Cuando muera Fujimori van a instaurar una semana santa.
¿Hasta cuándo?

viernes, octubre 13, 2006

¿dónde está la izquierda?

- tal vez saliendo (ya, contra su voluntad) en circo beat en el lanzamiento de la alianza pds-ps. entiendo que el local del jazz zone es gratuito para ellos, pero definitivamente no es una buena señal, y refuerza el prejuicio de lo que el fujimorismo llamó "la izquierda caviar".



- en el humalismo. en la olla de grillos que es el partido nacionalista, convergen carlos tapia, murrugarra, y algunos jóvenes provenientes de distintas agrupaciones... ¿a qué buen puerto puede llevar ese partido? ¿el capitán seguirá en ese barco sin rumbo? ¿luego de las elecciones y con el 0.5% se hundirá, las bases que dirán?

se había observado que mucho del comportamiento del voto en las últimas elecciones generales pasaba por esa idea del voto crítico. alan garcía distanciándose de los ricos (y luego, "consecuentemente compañeros" jalarse a woodman para el ipd), humala y su "voto anti sistema". javier diez canseco incluso diciendo que este fue el voto anti tlc... ¿por qué no apostar entonces por la reconstrucción de un movimiento de izquierda? ¿aunque sea un semanario?

perútags:

Aldo Mariátegui: vergüenza nacional

Esto ha sido ya el colmo. Yo pensé que se había emocionado anoche en el programa de Rosa María Palacios, pero ahora salió con el rollo en su columna. Personalmente estoy indignado y no entiendo cómo este sujeto puede dirigir un diario de circulación nacional. A ver qué opinan ustedes.


¿Se quedan sin Manta? Por Aldo Mariátegui, viernes 13 de octubre de 2006.

1) Si el chavista Correa gana las elecciones del domingo en Ecuador, García va a tener una gran baza para negociar con EEUU temas como el TLC, donación de equipo militar y hasta obtener un seguro contra posibles agresiones externas: una base. Esto porque Correa ya anunció que va a cerrar la base aérea estadounidense situada en Manta (cedida por Mahuad), la cual le es vital para controlar al narcotráfico.
A cambio de permitirles la instalación de una base aérea (Toledo algo así quiso negociar, pero su cobardía lo disuadió), estrictamente para operaciones antidrogas, podemos asegurar el TLC y conseguir un rearme con equipo estadounidense en condiciones “blandas”, así como la seguridad de que ningún enemigo externo (Chile, los Bolivia y Ecuador chavistas) se va a meter con nosotros al estar bajo el amparo yanqui. Eso sí, habría que sacar cosas que valgan la pena a cambio y no minucias. Y no comiencen las demagogias: un montón de países tienen bases estadounidenses y eso no menoscaba para nada su soberanía. En España se ubican Morón, Rota y Torrejón, entre otras, Aviano en Italia, Kadena en Japón, Ascensión en El Salvador, otra en Curacao, etc… Y este tema se pone al día con ese anuncio raro e inamistoso de bases militares bolivianas en nuestra frontera financiadas por Chávez. ¿Para qué están instalando esas bases? ¿Qué amenaza le representamos a los bolivianos? Me imagino que los viceministros Esparch y Novak deben estar hablando eso en Chile con sus homólogos durante la visita que realizan ahora allá, junto al general Aceijas y el contralmirante Moscoso, en el marco del COSEDE (Comité de Seguridad y Defensa)

2) Veo los homenajes a Grau y voy a decir algo que seguramente moverá a escándalo a algunos, pero es mi opinión. Si yo hubiese sido ministro de Guerra tras el combate de Iquique (21-05-79), pues le hubiera llamado muy severamente la atención a nuestro máximo héroe por haberse distraído en recoger a los náufragos chilenos de la Esmeralda en lugar de perseguir a la Covadonga y acabar su tarea, que era causarle la mayor cantidad de pérdidas posibles al enemigo. Ese era su trabajo como marino y no de fungir de salvavidas de quienes nos estaban agrediendo. Tal vez hasta eso hubiera impedido el hundimiento de La Independencia y les hubiéramos echado a pique dos barcos a tan sólo un mes de comenzar la guerra. Eso posiblemente hubiera cambiado la historia, pues habían muchas dudas iniciales con respecto a la guerra en el Congreso de Chile. Muy bonita esa caballerosidad, pero nada rentable en términos bélicos. Y no hay sustituto para el éxito en la guerra. Los peruanos siempre nos pasamos de buena gente…

http://www.correoperu.com.pe/paginas_columna.php?columna_autor=Aldo%20Mariátegui&seccion_nota=8

lunes, octubre 02, 2006

Poderes tiránicos



EL PAÍS - Opinión - 01/10/2006

Para aprovechar políticamente el miedo al terrorismo, Bush, los republicanos y muchos demócratas no han dudado en sacrificar los valores más elementales de la democracia americana aprobando una ley sobre los sospechosos de terrorismo que echa por tierra las garantías mínimas de un Estado de derecho. Faculta la detención ilimitada de los supuestos terroristas y su enjuiciamiento por comisiones militares sin derecho de apelación; deniega el principio constitucional del hábeas corpus para prevenir las detenciones ilegales; y admite pruebas secretas o declaraciones sacadas bajo lo que cualquiera, a excepción de esta ley, reconoce y llama tortura, además de proteger retroactivamente a los militares y otros agentes que la practicaron hasta 2005. Aunque acepta a regañadientes las convenciones de Ginebra sobre los derechos de los prisioneros de guerra, deja su interpretación en el caso por caso al albur del Ejecutivo. Cabe recordar que la propia Constitución americana considera que los tratados internacionales suscritos por EE UU están a su mismo nivel como ley del país.

Después de que el Tribunal Supremo desestimó las comisiones especiales por las que pasaban -sería mucho decir que eran juzgados- los presos en Guantánamo y en otros lugares y criticó el exceso del poder ejecutivo, el Congreso debía legislar. Pero no así. Probablemente, la ley acabará en el Supremo, donde es de esperar que los jueces actúen de nuevo con criterios jurídicos, obliguen a dar marcha atrás y recorten el excesivo margen de discrecionalidad del poder que la Casa Blanca se ha arrogado desde el 11 de septiembre de 2001, hasta proporcionar al presidente elegido poderes tiránicos.

Frente a lo ocurrido cuatro años atrás, esta vez muchos demócratas se han resistido, y entre los que han votado en contra en el Senado están todos los precandidatos presidenciales del partido, incluida Hillary Clinton. John McCain, presidenciable republicano torturado en Vietnam, en cambio, la ha apoyado. El cerrojo será total si los republicanos mantienen la mayoría de ambas cámaras en las elecciones legislativas del 7 de noviembre. Pero basta que pierdan el control de una de ellas para que toda la política de Bush se ponga en tela de juicio.

Nadie puede sentirse seguro con esta ley, pese a estar diseñada para "extranjeros". Tampoco -y éste ha sido un argumento de los demócratas- los civiles y militares estadounidenses fuera de su país, metidos en unas guerras en las que podrían ser tratados con una monstruosa reciprocidad en caso de ser capturados. "Estados Unidos está comprometido en la eliminación de la tortura en el mundo", afirmó Bush en 2003. En realidad, es exactamente lo contrario: la está imponiendo.

http://www.elpais.es/articulo/opinion/Poderes/tiranicos/elpporopi/20061001elpepiopi_1/Tes/

Una genialidad de Chico Buarque, Ministro de Educación del Brasil

Una genialidad de Chico Buarque, Ministro de Educación del Brasil

No todos los días un brasileño (que además es un gran artista) les da una buena y educadísima patada a los estadounidenses.

Durante un debate en una universidad de Estados Unidos, le preguntaron al ex gobernador del Distrito Federal, hoy Ministro de Educación, CRISTOVÃO "CHICO" BUARQUE, qué pensaba sobre la internacionalización de la Amazonia.

El joven estadounidense introdujo su pregunta, diciendo que esperaba la respuesta "de un humanista y no de un brasileño", trampa). ......

Ésta fue la respuesta del Sr. Cristovão Buarque:

"Realmente, como brasileño, sólo hablaría en contra de la internacionalización de la Amazonia.

Por más que nuestros gobiernos no cuiden debidamente ese patrimonio, él es nuestro.

Como humanista, sintiendo riesgo de la degradación ambiental que sufre la Amazonia, puedo imaginar su internacionalización, como también de todo lo demás, que es de suma importancia para la humanidad.

Si la Amazonia, desde una ética humanista, debe ser internacionalizada?, internacionalicemos también las reservas de petróleo del mundo entero. El petróleo es tan importante para el bien de la humanidad como la Amazonia para nuestro futuro.

Pese a eso, los dueños de las Reservas creen tener el derecho de aumentar o disminuir la extracción de petróleo, subir su precio.

De igual forma, el capital financiero de los países ricos debería ser internacionalizado. Si Amazonia es una reserva para todos los seres humanos, no se debería quemar solamente por la voluntad de un dueño o un país. Quemar la Amazonia es tan grave como el enorme desempleo provocado por las decisiones arbitrarias de los especuladores globales. Por lo tanto No podemos permitir que las reservas financieras sirvan para quemar países enteros, con la voluptuosidad de la especulación.

También, y antes que la Amazonia, me gustaría ver la internacionalización de los grandes museos del mundo. El Louvre nodebe pertenecer solo a Francia. Cada museo del mundo es el guardián de las piezas más bellas producidas del genio humano.

No se puede dejar que ese patrimonio cultural, tanto como es el patrimonio natural amazónico... sea manipulado y destruido por el sólo placer de un propietario o de un país. Hace poco tiempo, un millonario japonés decidió enterrar, junto con él, un cuadro de un gran maestro. Muy por el contrario, ese cuadro tendría que haber sido internacionalizado.

Durante este encuentro, las Naciones Unidas están realizando el Foro del Milenio, pero... algunos presidentes de países tuvieron dificultades para participar, debido a situaciones desagradables surgidas en la frontera de los EE.UU. Por eso, creo que New York, como sede de las Naciones Unidas, debe ser internacionalizada. Por lo menos Manhatan debería pertenecer a toda la humanidad. De la misma forma que París, Venecia, Roma, Londres, Río de Janeiro, Brasilia... cada ciudad, con su belleza especial e historia del mundo debe pertenecer al mundo entero.

Si EEUU quiere internacionalizar la Amazonia, para no correr el riesgo de dejarla en manos de los brasileños, internacionalicemos todos los arsenales nucleares norteamericanos. Bastará pensar que ellos ya demostraron que 'son capaces' de usar esas armas, pues YA LO HICIERON, con destrucción miles de veces mayor que las lamentables quemas realizadas en los bosques de Brasil.

En sus discursos, los actuales candidatos a la presidencia de los Estados Unidos han defendido la idea de internacionalizar las reservas forestales del mundo,... a cambio de la deuda. Comencemos usando esa deuda, para garantizar que cada niño del mundo tenga la posibilidad de comer, y de ir a la escuela.

Internacionalicemos a los niños, tratándolos a todos ellos, sin importar el país donde nacieron, como patrimonio que merecen los cuidados del mundo entero. Con tanto más cuidado del que se merece la Amazonia. Cuando los dirigentes traten a los niños pobres del mundo como "Patrimonio de la Humanidad", no permitirán que trabajen, cuando deberían estudiar; tampoco permitirán que mueran, cuando deberían vivir.

Por eso, como humanista, acepto defender la internacionalización del mundo; pero,... mientras el mundo me trate como brasileño, lucharé para que la Amazonia sea nuestra. ¡Solamente nuestra ! "

NOTA : Este artículo ya fue publicado en el NEW YORK TIMES, el WASHINGTON POST, el USA TODAY, y en los mayores diarios de EUROPA y del JAPÓN.

En BRASIL y en Latinoamérica este artículo No fue publicado.

Ayúdanos a divulgarlo